REFUNDAR LA VIDA RELIGIOSA EN EL SIGLO XXI

23,08

Una vez más, necesito resaltar la importancia de la consciencia comunitaria que pretendo invocar. No se trata solo de la comunidad de seres humanos y de una forma nueva de relacionarnos a un nivel más íntimo. Incluye a todas las otras criaturas que comparten con nosotros la red orgánica de la vida, de forma que el planeta Tierra y el universo en general son vistos no como objetos materiales, sino como partes de un organismo con el que nos relacionamos en mutua interdependencia.
En términos teológicos, el Dios que nos invita a esta nueva relacionalidad es el Dios trinitario de la fe cristiana. Pero en esta relacionalidad no entendemos a Dios según las categorías metafísicas de los siglos IV y V de la era cristiana. Más bien afirmamos que la naturaleza de Dios es ser fuente y energía de todas las formas de interrelación, personal y planetaria por igual. Por lo tanto, cuando describimos la vocación de la vida religiosa como una atracción mística, lo que Sandra Schneiders (2013) llama la «búsqueda de Dios», hablamos de algo muy distinto de la idea tradicional de búsqueda ascética e individual.

Categoría: Código SKU: 9788488540225 Brand:

Información adicional

Editorial

Autor

Edición

1

Encuadernación

Rústica

Formato

15,55 x 20,10

ISBN

9788488540225

Páginas

424

Colección

Idioma

Fecha Publicación

07/20

IBIC

HRCS

Temática

Info Autor

Diarmuid O, Murchu es sacerdote y científico social. Ha trabajado como consejero matrimonial y con enfermos de SIDA-VIH. Como responsable de talleres y de grupos ha trabajado en Europa, Canadá, Estados Unidos, Australia, Filipinas, Tailandia, India, Perú y varios países africanos desarrollando programas sobre el desarrollo de la fe adulta. Entre sus obras destacan Teología cuántica, Rehacer la vida religiosa y En el principio era el Espíritu (2016) y Fe adulta (2018) publicados en esta colección. Investigador de la psique humana, de los comportamientos sociales, de la espiritualidad más allá de las religiones y un profundo conocedor del momento espiritual por el que pasa la Humanidad, el autor reivindica el conocimiento interdisciplinar como el camino más seguro hacia una verdad y un sentido más profundo de la vida.