LA IGLESIA, LUZ EN NUESTRA NOCHE

11,54

La Iglesia, luz en nuestra noche es libro de meditaciones que invita a introducirse progresivamente en el misterio de Cristo y de su Iglesia, mediante la oración y la inteligencia afectiva del corazón. Se trata, en gran medida, de una síntesis teológica del pensamiento Marie-Joseph Le Guillou. Cuando la teología se sitúa en sintonía con la experiencia de Dios en el corazón de los creyentes, demuestra su fecundidad. Su mediación entre la revelación y la comunión cristiana se convierte, entonces, en un acto de la tradición de la Iglesia, en un ejercicio de memoria viva del Cuerpo místico de Cristo que genera un nuevo florecer de amor a la Iglesia.

Categorías: , Código SKU: 9788490550694 Etiqueta: Brand:

Información adicional

Editorial

Autor

Edición

1

Encuadernación

Rústica

Formato

22,8 x 15,2

ISBN

9788490550694

Páginas

166

Colección

Idioma

Fecha Publicación

1/1/2015

IBIC

HR

Temática

Info Autor

Marie-Joseph Le Guillou o.p. (1920-1990) estudió con maestros como Congar, Chenu y Dumont en Le Saulchoir, donde fue profesor de Moral en las Facultades de Filosofía y Teología. Miembro del Centro Istina de París, por su experiencia en el ámbito ecuménico fue nombrado perito en el Concilio Vaticano II a partir del segundo período. Tras la clausura del concilio publicó El rostro del Resucitado (Encuentro 2012), una espléndida introducción teológica a la enseñanza del Vaticano. Fundador y primer director del Instituto de Estudios Ecuménicos del Institut Catholique de París, fue miembro de la Comisión Teológica Internacional y secretario de la Asamblea del Sínodo de los Obispos sobre el sacerdocio en 1971. Amigo de Henri de Lubac, Hans Urs von Balthasar y Joseph Ratzinger, para afrontar la crisis de los años setenta del siglo pasado propone la recuperación de la lectura hermenéutica de la tradición católica en volúmenes como El misterio del Padre (Encuentro 1998), El Inocente (Monte Carmelo 2005), y Los testigos están entre nosotros. En 1974, con 54 años, una grave enfermedad le impidió continuar establemente su trabajo académico, no así la predicación y la formación de seglares y religiosas. Murió el 25 de enero de 1990 en el Priorato de Béthanie de las Benedictinas del Sacré-Coeur de Montmartre (Blaru, Francia), donde se había retirado en 1979.