EL DIEZMO: PAGAR O NO

11,54


¿Has nacido de nuevo? Para ser discípulo de Jesucristo o cristiano, tenemos que nacer de nuevo. De cierto, te digo: el que no nazca de nuevo no puede ver el Reino de los cielos. El que no nazca del agua y del Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios. Lo que nace del hombre es humano, lo engendrado por el Espíritu es espiritual. Jn. 3:3-6. Para nacer de nuevo, lo primero que debemos hacer es escuchar y escuchar la Palabra de Dios (Evangelio), creer, arrepentirse de todos nuestros pecados, proclamar con nuestra boca y creyendo en nuestro corazón que Jesucristo es el Mesías que murió en la cruz por culpa de nuestros pecados, fue sepultado, pero resucitó al tercer día y vive para siempre. Finalmente, recibir el bautismo por inmersión en el nombre de Jesucristo. SI HACEMOS TODO ESTO, HEMOS NACIDO DE NUEVO. SOMOS NUEVAS CRIATURAS EN CRISTO JESÚS. EL ESPÍRITU DE JESÚS VIVE EN NOSOTROS, YA SOMOS CRISTIANOS, HIJOS DE DIOS.

Categorías: , Código SKU: 9788413630595 Etiqueta: Marca:

Información adicional

Editorial

Autor

Edición

1

Encuadernación

Rústica con solapas

Formato

15 x 21

ISBN

9788413630595

Páginas

54

Colección

Idioma

Fecha Publicación

16/06/2020

Temática

Info Autor

Pedro Laurel M. Es fundador y pastor principal de la Iglesia de Nuevo Nacimiento de Guinea Ecuatorial desde 2016. Natural de la isla de Annobón (Guinea Ecuatorial), es licenciado en Marina Civil (Sección Náutica) por la Universidad de Cádiz (España). Capitán de la Marina Mercante. Fue monaguillo en la iglesia católica en su juventud. De adulto, y como devoto de la Virgen María, acudía a las novenas del mes de mayo y rezaba su rosario. Tras diversas vicisitudes de la vida en 2013 inicia sus estudios bíblicos. Su encuentro con diversos grupos cristianos, que exigen el pago del diezmo a sus hermanos amparándose fundamentalmente en el Libro de Malaquías, lo ha animado a presentar esta obra para la reflexión en el contexto de la Antigua Alianza (sacerdocio Levítico a estilo de Aarón) y la Nueva Alianza (sacerdocio de Jesucristo y de sus creyentes a estilo de Melquisedec). A Pedro Laurel no le gustan las denominaciones, pero por razones legales se tuvo que elegir un nombre para su congregación cristiana.