MATE DEL LOCO

12,02


David Ríos es como escribe, sus poemas son él y su circunstancia, su genial interpretación de la vida, que va viviendo a su manera: inquieto, aventurero e indómito, transmite a quien oye su voz o lee sus versos, pureza y cercanía. Su trayectoria vital lo lleva siempre al límite, convirtiéndolo en un auténtico «intelectual de frontera», de esos que no pueden ser ortodoxos. Navegando con David, en el barco poético de su vida, nos vamos con él de viaje. De crucero, en ese buque que más tarde se hizo tan famoso y dando el salto a Australia, lugar tan lejano de su Cádiz y de su Melilla, que está en las antípodas y al que se huye para descubrir que allí todo es idéntico a lo autóctono, como pasa también en esos burdeles donde se refugia la última brizna de cariño que puede acariciar el perdedor. Paraísos perdidos, evasiones banales, paisajes edénicos, de los que siempre se vuelve, siguiendo el camino que nos marcan las migajas que dejamos al ir. Es la poesía quien nos guía y nos permite volver al único lugar en el que estamos a salvo y que todos tenemos al alcance de la mano, aunque no todos sepamos dónde está… todavía. Mate del Loco, además de arte, de emoción, de biografía, de viajes, de ornitología, de hetairas, de terrores, de tedios y de guasa, hay una arma letal, asequible y maravillosa que, cuando la tenemos en nuestras manos nos hace decir, como los legionarios al entrar en combate: «no tengo miedo» y paladear el éxtasis creciente de sentirnos llenos de luz y agudos como la punta de una espada. Lorenzo Correa Lloreda

Categoría: Código SKU: 9788411159265 Etiqueta: Marca:

Información adicional

Peso 159,14 g
Editorial

Autor

Edición

1

Encuadernación

Rústica con solapas

Formato

15 x 21

ISBN

9788411159265

Páginas

126

Colección

Idioma

Fecha Publicación

1/11/2022

IBIC

Temática

Info Autor

Nací el 5 de julio de 1967 en Kensington, Londres. Hijo de padres emigrantes, desde 1972 vivo en La Línea de la Concepción, Cádiz.De niño, mis dos pasiones: la caza de pequeñas aves y la pesca. Estudié en el Colegio Salesiano de La Línea, donde fui desahuciado intelectualmente, tras realizarnos la dirección del colegio un test de inteligencia.En 1984, atraído por la migración de las aves, comienzo mi formación como ornitólogo. En 1988, tras finalizar con éxito mi formación profesional como mecánico industrial, me alisto voluntario en el Tercio Gran Capitán I de La Legión, destacado en Melilla.Al terminar mi periodo de servicio militar, trabajé como jornalero plantando naranjos y, posteriormente, como mecánico de mantenimiento, durante cuatro años en una acería de acero inoxidable, finalizando mi contrato en junio de 1994.En septiembre de ese mismo año, junto a mis socios, fundamos una empresa de Gestión Ambiental en la que trabajo como ornitólogo.

País Autor:

España