EL CUELLO ES EL SEGUNDO CORAZÓN QUE TENEMOS

13,37


Esto que tienes en tus manos no es un libro es un viaje íntimo que te llevará a conocer la desnudez de mis emociones vividas, los errores, las alegrías. Los amores prohibidos, los amores sentidos. Los que te dejan vacío. Y los que te hacen florecer. Es el recorrido poético que va desde mi nuca pasando por mi cuello hasta llegar al final de mi espalda. Todo lo que sentimos se queda impregnado en el cuello, como el buen perfume. Igual pasa con las personas. A las de siempre, a las que quiero con locura y a las que sigo conociendo día a día, les he cogido sin permiso lo mejor de su esencia. Lo más bonito y sincero que sus ojos me cuentan. Algunas nunca sabrán que su paso por mi vida (fugaz o persistente) ha tenido gran repercusión, pues, sin ellas, El cuello es el segundo corazón que tenemos estaría incompleto. He sido y sigo siendo aprendiz, para, en ocasiones, ser maestra. Una maestra llena de imperfecciones y parches pero que cree en ella y está llena de vida. Sigo aprendiendo, equivocándome, subiendo, bajando, sintiendo y nunca dejaré de inspirarme porque? Si enciendes mi curiosidad, escribiré sobre ti.

Categoría: Código SKU: 9788411284585 Etiqueta: Marca:

Información adicional

Peso 186.93 g
Editorial

Autor

Edición

1

Encuadernación

Rústica con solapas

Formato

15 x 21

ISBN

9788411284585

Páginas

148

Colección

Idioma

Fecha Publicación

24/03/2022

IBIC

Temática

Info Autor

Soy una murciana que nació hace 36 años con un pan bajo el brazo. O mucho más que eso. Con la panadería entera. Tuve la gran suerte de que mis padres me quisieran tener en sus vidas desde el instante en que supieron que yo existía. Daría lo que fuera por tenerlos siempre conmigo. Ellos son mi todo. Desde siempre, mi casa estuvo llena de familiares muy mayores. Daba gusto escuchar y aprender de esas reuniones tan sabias y amenas. Nunca olvidaré los días en que mi abuela paterna me enseñó a persignarme y a amar la poesía. Gracias, mi querida abuela Josefa. Desde entonces, no he sabido amar otra cosa. Crecí en el campo. Rodeada de almendros, parras, limoneros, perros, palomas y gatos. Tuve una dulce infancia donde la sensibilidad y la rareza ya apuntaban maneras en mí. Tenía un hambre voraz por descubrir todo lo que me rodeaba. Era muy tímida, pero mi imaginación no. Aprendí a leer en casa y prefería pintar, ver los dibujos animados y estar con mis animales, antes que jugar con otros niños. Me apasionaba devorar libros mientras creaba mundos a mi medida. Mi timidez desaparecía en las clases de Lengua del colegio, donde leer en voz alta para mis compañeros me daba seguridad y mucha paz. Un día, mi maestra le dijo a mi madre que yo sería una gran comunicadora. Cómo te agradezco esas palabras que tanta fuerza me han dado siempre, y cuánto me acuerdo de ti, Charo. Porque ahí empezó mi hambre literaria, mi pasión. Y en ello sigo, palpitando entre la poesía y la comunicación. No sé expresarme de otra manera. Ni quiero.

País Autor:

España