SE LLAMABA MANUEL

18,17


Tres historias que se desarrollan en una España en la que, se aseguraba, había empezado a amanecer. Aunque no para todos. El cuerpo del joven Manuel Prieto aparece en el Cerro Garabitas de la Casa de Campo el día de Nochebuena de 1952. El inspector de segunda del Cuerpo General de Policía Gonzalo Suárez se hace cargo del caso. Un caso que, sin saberlo, cambiará su vida tal y como la conoce. El teniente Arturo Saavedra negocia los términos del acuerdo que permitirá a los Estados Unidos de América establecer bases militares en España. Y lo hace por convicción, pero también por interés personal: las negociaciones son la puerta abierta a una nueva vida que desea por encima de todas las cosas. Marga Uriarte vive con odio. En el pasado coqueteó con el entorno del PCE. Ahora, un viejo conocido le pide ayuda en nombre del Partido. Lo que parecía un trámite más para ganar un dinero se convierte en la oportunidad que buscaba para saldar cuentas con su pasado. Tres historias que se desarrollan en una España en la que, se aseguraba, había empezado a amanecer. Aunque no para todos.

Categorías: , Código SKU: 9788417451066 Etiqueta: Brand:

Información adicional

Editorial

Autor

Edición

1

Encuadernación

Rústica

Formato

14 x 22

ISBN

9788417451066

Páginas

360

Colección

Idioma

Fecha Publicación

01/01/2018

Temática

Info Autor

Víctor Fernández Correas (Saint-Denis, Francia, 1974) Nació en los alrededores de París, aunque se siente extremeño por tres costados—verato, por simplificar—y conquense por el cuarto. Como periodista, lleva más de quince años contando qué pasa en el sector de las Tecnologías de la Información. Como autor, hasta la fecha ha publicado La tribu maldita (Temas de hoy, 2012) y La conspiración de Yuste (La esfera de los Libros, 2008) y ha participado en la antología Cervantes tiene quien le escriba (Ediciones Traspiés, 2016). Le interesa especialmente la Historia y es colaborador de la Red de Rutas Europeas del Emperador Carlos V. Aspira a seguir escribiendo sin dejar de divertirse haciéndolo