LAS LEYES DE ¡AH!

18,75

Una brújula para navegar el Siglo 21
Una brújula para navegar el Siglo 21 Las Leyes de ¡ah! comenzó como un ejercicio personal, buscando comprender las complejidades del mundo que nos toca vivir. En este ensayo, analizo lo que creemos saber sobre la naturaleza de «la realidad», con un ojo puesto en la mirada naturalista y el otro en las construcciones culturales que forman nuestras cosmovisiones y moldean nuestras vidas. Refleja el pasaje dramático que hemos vivido desde un mundo «objetivo», dominado por las condiciones materiales de la existencia, a uno cada vez más virtual y «subjetivo», dominado por nuestros propios inventos imaginarios y una serie de valoraciones determinadas por la cultura. Para poder deshilvanar la trama he tenido que definir nuevos términos y calificadores. Estos ayudan a corregir errores y confusiones que aún subyacen al discurso político, religioso y científico moderno y postmoderno. Es un paseo un tanto abstracto, pero anclado en ejemplos de la vida cotidiana cuando los hay, desde el átomo hasta nuestros cerebros, y desde nuestros primeros balbuceos hasta las instituciones y creencias político-religiosas que gobiernan nuestras vidas. En cierto modo, es un manual de supervivencia para comprender lo esencial de un mundo cada vez más abstracto, confuso y confundido, en el cual corres con gran desventaja si no agudizas tu manejo de la subjetividad.

Categorías: , Código SKU: 9788411285186 Etiqueta: Marca:

Información adicional

Peso 639.13 g
Editorial

Autor

Subtítulo

Una brújula para navegar el Siglo 21

Edición

1

Encuadernación

Rústica con solapas

Formato

16 x 23

ISBN

9788411285186

Páginas

424

Colección

Idioma

Fecha Publicación

21/03/2022

IBIC

Temática

Info Autor

Miguel I. Christie. Nació en Nueva York, pero creció y vivió en Sudamérica en una sociedad dominada por la iglesia Católica. Ya de niño eludió la religión y luego buscó una educación científica de nivel universitario en biología organísmica y ecología. Se casó inmerso en el mito del vivir felices para siempre. Todo era literal, objetivo, obvio. Pronto esa cosmovisión se hizo añicos: perdió su empleo, se divorció y tuvo que replantearse todo. En terapia revisó esa visión científica y su gran tabú, la subjetividad y comenzó a repensar la religión y la filosofía. Estudió psicología transpersonal con Stan Grof. De la biología y la ecología, pasó a trabajar en temas ambientales y de conservación, pero pronto descubrió que lo técnico era fácil. Lo difícil era el aspecto político, así que formó equipo con Patricia Liljesthrom R. (venida de la psicología social) para estudiar y trabajar en construcción de consenso.

País Autor:

España