UNA ALEMANIA EUROPEA. Discursos e intervenciones (1983-1998)

19,23


El «Canciller de la Unidad», que logró la reunificación de Alemania solo once meses después de la caída del Muro de Berlín, fue también un entusiasta impulsor de la unidad europea desde el inicio de su mandato. Cuando en 1989 se abrió inesperadamente la posibilidad de la reunificación, el canciller logró ganarse el apoyo de sus socios en la Comunidad proponiendo que el paso de la unidad alemana fuera acompañado de otro paso en la unidad europea. En sus últimos años de canciller fue el principal valedor de la moneda única, que esperaba que hiciese casi irreversible el proceso de integración. Este libro recoge algunas de las intervenciones más significativas de su vida política, como el debate sobre la instalación de misiles norteamericanos en suelo alemán, sus palabras tras lograr el apoyo de Gorbachov a la reunificación o el emocionado discurso sobre la unidad ante la multitud de Dresde. Especial mención merece su intervención con motivo de la visita del presidente del gobierno español, el 3 de mayo de 1983. Kohl se comprometía a hacer lo posible por desbloquear la solicitud de adhesión: «Abogaremos por vuestros intereses».

Categorías: , Código SKU: 9788413390352 Etiqueta: Brand:

Información adicional

Editorial

Autor

Edición

1

Encuadernación

Rústica

Formato

15 x 23

ISBN

9788413390352

Páginas

204

Colección

Idioma

Fecha Publicación

01/10/2020

Temática

Info Autor

Helmut Kohl (1930-2017) nació en Ludwigshafen (Renania-Palatinado). Tenía quince años cuando finalizó la Segunda Guerra Mundial, en la que perdió a su hermano Walter. Proveniente de una familia católica y conservadora, se unió con diecisiete años a la Unión Demócrata Cristiana (CDU). Tras obtener el título de Doctor en Historia, desarrolló su carrera política en el Estado federado de Renania-Palatinado, donde fue Ministro Presidente entre 1962 y 1976. Miembro del Parlamento federal desde 1976, lideró la oposición al gobierno socialdemócrata de Helmut Schmidt. Le sucedió en la cancillería en 1982 tras una moción de confianza en la que fue apoyado por el Partido Liberal, hasta ese momento aliado de los socialdemócratas. Reelegido como canciller en cuatro ocasiones (1983, 1987, 1991 y 1994), presidió la Unión Demócrata Cristiana durante veinticinco años y ocupó la cancillería durante dieciséis. Al frente del gobierno impulsó la integración europea, tanto antes como después de la caída del Muro de Berlín, y lideró el proceso de reunificación de Alemania. El 3 de octubre de 1990, apenas once meses después de la caída del Muro, se convirtió en el primer canciller de la Alemania unida.