POSITIVISMO Y MUNDO EXTERNO REAL

9,62

En noviembre de 1930, Max Planck pronunció en Berlín la conferencia «Positivismo y mundo externo real», una defensa del realismo en filosofía de la ciencia. El objetivo de la física, nos dice, no son nuestras observaciones de la naturaleza inanimada. Contra lo que piensa el positivismo, la ciencia física resultaría inexplicable si no se admite la existencia de un mundo externo real. Todas las teorías científicas estarían en pie de igualdad y no podríamos dirimir sobre la verdad ni sobre el progreso en la ciencia.
Planck sostiene por ello que el mundo físico es independiente de nosotros, aun cuando el físico lo conozca mediata e hipotéticamente por sus mediciones. La causalidad de su imagen física del mundo refleja una determinación estricta de la que ni siquiera la libertad humana está exenta.

Categoría: Código SKU: 9788490551202 Brand:

Información adicional

Editorial

Autor

Edición

1

Encuadernación

Rústica

Formato

15 x 21

ISBN

9788490551202

Páginas

56

Colección

Idioma

Fecha Publicación

11/15

IBIC

HP

Temática

Info Autor

El físico alemán Max Planck (1858-1947) nació en Kiel, estudió en las universidades de Múnich y Berlín y fue profesor en esta última. Interesado desde joven por los temas de termodinámica y por el concepto de entropía propuesto por R. Clausius, planteó una fórmula que relacionaba correctamente energía y entropía, y que contenía dos constantes, una de ellas el llamado cuanto elemental de acción o constante de Planck. En la fundamentación teórica de su fórmula concibió la energía a modo de paquetes o cuantos finitos, dando así origen a la teoría cuántica en diciembre de 1900. El culmen de su brillante carrera académica llegó con la concesión del Premio nobel de Física en 1918. Por el contrario, su vida personal estuvo marcada por la muerte sucesiva de su primera esposa y de los cuatro hijos tenidos con ella. El último, Erwin Planck, fue ejecutado por complicidad con el atentado del 20 de julio de 1944 contra Hitler. En edad provecta, Planck gustaba dictar conferencias que él llamaba de divulgación, pero que revelan la faceta filosófica de este científico al abordar temas como la libertad humana, la causalidad, el significado de la imagen física del mundo o la relación entre ciencia y religión. Un planeta de nuestro universo lleva el nombre del insigne físico (Stella Planckia).