POR ASÍ DECIRLO

19,13


Cristóbal Orihuela, político de cuarta en horas bajas, recibe la noticia del fallecimiento de su tío Genaro en pleno comité federal de su partido tras una debacle electoral. Obligado a regresar a su pueblo para asistir al sepelio, se hace acompañar de su mano derecha, Benito Germán Göering del Pozo.
En el velatorio, Cristóbal repara en la carátula de una cinta de vídeo perteneciente a una colección de la historia de España en la que su tío camuflaba su afición a las pelis porno. Al reintegrar el estuche comprueba que hay otras cuatro fuera de lugar, y que sus títulos concatenados parecen enviarle un mensaje: en el melonar que le ha legado Genaro hay un tesoro escondido.
¿Permitirán La Funesta, su particular prima de riesgo, y otros lugareños ávidos de saldar cuentas pendientes que la aventura de nuestro héroe tenga un final feliz? Cerca de seis mil frases hechas ya consolidadas en nuestro idioma
componen este relato humorístico (de ahí el título), que se acompañan de fuerzas afines, ubicuas e insoslayables hoy en día: eslóganes publicitarios imperecederos, sentencias del séptimo arte, citas literarias, estribillos pegadizos, latinajos infalibles, lugares comunes y máximas recalcitrantes.

Categorías: , Código SKU: 9788417248994 Etiqueta: Marca:

Información adicional

Editorial

Autor

Edición

1

Encuadernación

Rústica con solapas

Formato

15 x 23

ISBN

9788417248994

Páginas

256

Colección

Idioma

Fecha Publicación

09/02/2022

IBIC

Thema

,

Temática

Info Autor

GONZALO PITA (Vilagarcía de Arousa, 1963) ha sido guionista bajo seudónimo en TV y cine desde 1997, y antes, durante y después, socio de productora audiovisual, iluminador de garitos en El Foro, profesor del Inem, voluntario de largo recorrido en Calcuta, becario explotado en agencia publicitaria, miembro de un consejo de administración, responsable de iluminación de una TV local, analista de guion, marea blanca en el Prestige y pare usted de contar, se lo ruego, caballero; me dirijo al escribiente. Ha trabajado de creador de contenidos jurando defender la ideología del emisor, pero sueña con darle la vuelta a su destino y convertirse antes de que se le pase el arroz en contenedor de creaciones.