EMOCIONES DANZANTES

13,46


Aquellos que os adentréis entre las páginas de este libro recorreréis un laberinto por el océano más turbulento y el sendero más pesado, así como por el mar que brilla en calma y el campo verde y abierto. Repleto de las emociones más pesadas y dolorosas, de tormentas, relámpagos y truenos, y, a su vez, os toparéis con mensajes esperanzadores, puesto que siempre llega la primavera tras el invierno. Podría decir que si las páginas fueran una ilustración, serían un fénix en todas sus etapas, decayendo, muriendo y resurgiendo de sus propias cenizas, pues así es la poesía, cálida y fría, como el fuego y el hielo. En él se hallan todos los sentimientos más extremos que consolidan un ser, así como el amor más profundo y esencial hacia la naturaleza. Repletísimo de metáforas, que, aunque puedan parecer hipérboles, creedme al decir que no lo son. Amores, desamores, pasiones, mares, montañas, criaturas, libertades, sensaciones… Sentires, todo se reduce a sentir, pues respirar lo hace cualquiera. Y como dijo Ana Frank: «El papel es más paciente que las personas».

Categorías: , Código SKU: 9788413500072 Etiqueta: Marca:

Información adicional

Editorial

Autor

Edición

1

Encuadernación

Rústica con solapas

Formato

15 x 21

ISBN

9788413500072

Páginas

128

Colección

Idioma

Fecha Publicación

28/01/2020

Temática

Info Autor

Alexandra Segura Macías, nacida en 1999, veinte años, andorrana de nacionalidad, del universo de corazón y alma, extraterrestre a este me siento, a días o a ratos… A los diecisiete años, me fui a cursar un año y medio de Sociología en la UAB, donde conocí a la persona que más ha influido en mi vida, a mí misma, donde me empecé a topar con mis demonios infernales y con algún que otro ángel celestial, debido a salir de mi zona de confort. Y donde encontré personas espléndidas. Así pues, retomé la poesía que cuando era tan pequeña había sido mi compañía, mi grandísima amiga. Las metáforas me parecen más simples que las personas. A los diecinueve empecé Magisterio en la UDA. Amo la música, la gente misteriosa, las calles que aguardan secretos, los lugares y las cosas místicas, lo desconocido, las aventuras, los viajes y soñar, si más no, despierta y dormida. «Eleutheromania», «yugen», «heliophilia» y «serendipia» son unas pocas de las palabras que me definen, aunque considero que definir a una persona es limitarla.