¡ACERE, SOMOS UNIVERSALES!

11,54


Historia en sí misma, no es reflejo de otras historias, es lo más actual de la Cuba de hoy. Repercusión del lenguaje popular, costumbres, regionalismo traídos a la capital y al solar 2016. Nombretes, apodos, motes, sobrenombres? son inherentes a las manifestaciones cotidianas de los cubanos, es tan común que ocurre con los objetos, lugares y todo lo imaginablemente sustituible; es una forma de comunicación que permite el intercambio internacional convirtiéndonos legítimamente en universales. Diecisiete personajes que cohabitan en el Solar Universal 2016 con sobrenombres y apodos que de inmediato se identifican con celebridades de la historia universal entre los que se destaca Madame Bovari, auténtica extravagante y transparente mujer, líder espontánea del solar habanero Universal 2016, quien afronta la ardua tarea de celebrar el día 272 del año dedicado a la Santa Patrona San Dalia Tota. El intercambio de conflictos entre los moradores deja ver claramente las diferentes aristas sociales y contrariedades de la vida, el desasosiego de los rumbos humanos, perturbación de unos seres que tienen que conformarse con lo que hay porque no pueden ni deben pedir más. Es una revelación a través de esta creación del letargo e indiferencia social, la resignación, apatía y paralización al que han sido sometidos por la diaria monotonía rutinaria.

Categorías: , Código SKU: 9788491836872 Etiqueta: Brand:

Información adicional

Editorial

Autor

Edición

1

Encuadernación

Rústica con solapas

Formato

15 x 21

ISBN

9788491836872

Páginas

88

Colección

Idioma

Fecha Publicación

21/03/2018

Temática

Info Autor

Casi a mitad del siglo XX, casi a mitad de la Isla de Cuba, casi a mitad del día 7 de agosto de 1949, vio la luz y fue bautizado con el nombre de Raúl, al igual que su padre, Alberto por el santoral y de apellidos Padrón Méndez. Creció entre maderas por ser el negocio de la familia; su infancia duró una década de plena felicidad. Desde que recuerda siempre tuvo habilidades manuales, el dibujo y la pintura crecieron paralelamente, son componentes de su personalidad. A partir de enero de 1959 comienza a sufrir cambios, transformaciones, inestabilidad, desajustes, adaptaciones y consecutivas perdidas de tipo social, material y espiritual. En 1965, asiste a una convocatoria para estudiar Artes Plásticas, obtuvo la beca, aprendió constantemente y descubrió al artista. Se frustró por la presión militar a la que fue sometida la escuela. Regresa a Placetas sin otra opción que convertirse en maestro. Impartiendo Dibujo conoce a Nancy, se casan el 7 de agosto de 1975 y el 25 de agosto de 1976 nace Wilder al que promete llevar para la capital y apoyarlo en sus decisiones. En la Habana continua la labor educacional. Sale de Cuba en noviembre de 1999. Comienza un nuevo siglo y una nueva vida en Estados Unidos, donde logra ser maestro nuevamente. Ahora, jubilado, se reencuentra con el artista al que siempre ha estado unido, cumpliendo sus ideales.