BASES DEL DERECHO ADMINISTRATIVO, LAS

42,84


Qué es la Administración pública o, mejor dicho, cuáles son los criterios con los que se la puede definir.
Recurrimos a dos frases: la Administración central se divide en Ministerios y entes; el deber de buena administración exige que, antes de decidir, se complete el expediente.
En la primera frase, la Administración indica un aparato, la organización (que la experiencia común nos dice que está dotada de personal y de recursos financieros); en la segunda, la palabra Administración tiene un significado dinámico, se refiere a una actividad (articulada en fases y actos). De este modo, la Administración está compuesta de una organización (con personal y medios financieros) y de una actividad (ordenada en procedimientos).
Pero los anteriores no son los únicos elementos de los que está compuesta la Administración. Existe otro que determina todos los demás: las funciones. Los organismos públicos se crean y actúan para prestar servicios en interés del público, no por exigencias del Gobierno o para aumentar los puestos de trabajo. Es lo que se ha dicho muchas veces: los tranvías no existen para dar trabajo a los tranviarios, sino para transportar a la gente.
La Administración está en función de las funciones, en el sentido de que las funciones que está llamada a realizar determinan los otros elementos.
En relación a las funciones que debe realizar una Administración, se articularán las unidades administrativas, se elegirá al personal, se dispondrán partidas presupuestarias y se ordenarán procedimientos.
Sabino CASSESE

Categorías: , Código SKU: 9789563926385 Etiqueta: Brand:

Información adicional

Editorial

Autor

Edición

1

Encuadernación

Rústica

Formato

16 x 23

ISBN

9789563926385

Páginas

306

Colección

Idioma

Fecha Publicación

03/12/2020

Temática