DIARIO PARA LA ETERNIDAD

12,02


Diario para la eternidad. Una llamada a la esperanza es la ópera prima de un atareado esposo, padre de familia numerosa, ingeniero y profesor. El libro nace ante la necesidad de contemplar a la muerte cara a cara, tras el fallecimiento de su pequeña de siete años. Un drama personal y familiar que removió los cimientos de propios y extraños. La muerte es el destino final de toda vida, pero debe tener un sentido. De lo contrario, seríamos prisioneros cautivos de un viaje sin marcha atrás, sin retorno y sin esperanza. Este libro es una obra de ciencia ficción que trata de dar respuesta a algunos interrogantes que todos nos hacemos sobre nuestro destino final. Intenta iluminar esa zona de oscuridad total que parece ser la muerte, justo desde el otro lado. Pretende ser una ayuda para todos aquellos que hoy están sumidos en la tristeza, en el dolor o en la desesperación por la separación física de un ser querido a los que viven angustiados por la proximidad de la enfermedad o la muerte, o a los que sencillamente se cuestionan sobre ese último trayecto que todos recorreremos. Este es un libro que habla de Vida (con mayúsculas) y de esperanza, de perdón y de misericordia, de ternura y de amor. ¿Quién no necesita una buena dosis de todo esto? De fácil y agradable lectura, no dejará indiferente a nadie.

Categorías: , Código SKU: 9788413852010 Etiqueta: Brand:

Información adicional

Editorial

Autor

Edición

1

Encuadernación

Rústica con solapas

Formato

15 x 21

ISBN

9788413852010

Páginas

136

Colección

Idioma

Fecha Publicación

15/01/2021

Temática

Info Autor

José Ignacio Espinosa Arranz (Madrid, 1971) se vio impelido, tras la muerte de su pequeña en 2019, a traducir en palabras los intensos sentimientos que le fueron invadiendo con el tiempo. La búsqueda del sentido de la vida y la necesidad de afrontar el duelo lo empujaron a revisar y dar forma a sus profundas creencias religiosas. El resultado de ese viaje interior quedó reflejado en esta breve historia de cienciaficción, con la que trató de avivar la esperanza ante el trayecto final que todos recorreremos.