Mostrando el único resultado

ECONOMÍA Y SOCIEDAD

ECONOMÍA Y SOCIEDAD

La economía no es el fin último de la persona, pero juega un papel decisivo en su desarrollo, en particular en las economías avanzadas. Por lo que la economía no es solo una parte de la acción humana, sino que es constitutivamente una parte de la sociedad, así como de su desarrollo tanto económico, como social y político. De la forma en que se conciba la economía en la sociedad depende no solo la eficiencia en el uso de los recursos disponibles para satisfacer las necesidades de la persona para su crecimiento y desarrollo, sino que afecta al desarrollo y sostenibilidad de la propia sociedad y de sus instituciones. Esta dimensión económico-societaria configura una parte sustantiva del entorno de la empresa, así como de todas las instituciones privadas y publicas que determinan los espacios de libertad y de responsabilidad de cada una de ellas, lo cual condiciona su dinámica, su contribución económica y social para satisfacer las necesidades de la persona en la sociedad. La búsqueda de ese marco que configura el complejo entramado de los múltiples sistemas que dan forma al entorno empresarial e institucional constituye el eje diferenciador tanto del pensamiento económico como de la configuración política del mismo. Y de ello depende tanto la estabilidad como la sostenibilidad de la sociedad, así como el desarrollo y crecimiento de la persona y de sus instituciones. Y, precisamente, en lo que afecta a las instituciones empresariales en un orden económico-social abierto y asentado en el desarrollo de la libertad de la persona en la acción económico-social, constituye el empresario la clave. Sin empresarios innovadores, schumpeterianos, enmarcados en su relevante papel en la configuración responsable de la sociedad, no es posible ni el desarrollo de la misma ni el de las instituciones empresariales. Por lo que esta obra se centra, por un lado, en cómo se debe configurar la dimensión económico-social de la sociedad y, por el otro, se centra en la figura de la dimensión societaria del empresario, de las claves para su desarrollo, así como de la configuración corporativa de la empresa, sus exigencias y sus responsabilidades. Esta contribución se centra principalmente en la búsqueda de una nueva orientación de la economía y del empresario en la sociedad.